ROTTWEILER CAN FOSALBA
ROTTWEILER  CAN  FOSALBA  

NUEVOS CACHORROS DISPONIBLES

HISTORIA DEL ROTTWEILER

Los Rottweiler fueron migrando más allá de las regiones alpinas. En ese trayecto, éstos ejemplares se cruzaron con perros nativos germanos. A partir de entonces, la tarea principal del Rottweiler fue la de cuidar y conducir ganado mayor y defender a su amo y sus posesiones, en antiguas ilustraciones se puede ver como se le representa con una bolsa de monedas atada a su cuello. Su nombre: “perro de carnicero de Rottweil” lo obtuvo por la antigua ciudad imperial de Rottweil. Los carniceros lo criaban sólo de acuerdo a su rendimiento y utilidad. Fue así como, al paso del tiempo, se formó una raza de protección y conducción inmejorable, a la que también se le encontró utilidad como perro de tracción.

Cuando a principios el siglo XX se buscaron razas caninas para el servicio policial y militar, se demostró rápidamente que el Rottweiler era perfectamente apto para las tareas de este servicio. Es por eso que en 1910 se le nombró oficialmente como perro policía. La crianza del Rottweiler origina una raza fuerte, muy vigorosa, de color negro, con marcas café-rojizas bien delimitadas, que a pesar de su apariencia totalmente enérgica, no deja de ser noble, siendo adecuado como perro de compañía, protección y trabajo.

El Rottweiler es un perro molosoide. La hembra pesa en torno a 40 kg y mide entre 56 y 63 cm hasta la cruz, considerándose óptima una altura entre 60 y 61 cm. El macho pesa en torno a 50 kg y mide entre 61 y 68 cm, siendo deseable dentro del estándar que mida entre 65 y 66 cm..

La longitud del tronco del Rottweiler según el estándar de la Federación Cinológica Internacional no debería superar a la altura en más de un 15%. Esta se mide desde el esternón hasta la protuberancia isquiática.

La morfología de la cabeza es determinante en la evaluación de un ejemplar. Según el estándar alemán, la longitud del cráneo medida desde la punta del occipital hasta la esquina interior del ojo ha de ser de 8,5 a 13 cm en las hembras y de 9,5 a 15 cm en los machos. Además, la proporción entre el cráneo y el hocico ha de ser de 6 a 4 ó, dicho de otra manera, el 60% de la longitud total de la cabeza debe estar ocupada por el cráneo, dejando el 40% restante para el hocico.

No obstante, el estándar de la Federación Cinológica Internacional de abril de 2000 evita entrar en cifras, definiendo el cráneo del Rottweiler como “de longitud media, ancho entre las orejas. Vista de lado, la línea frontal moderadamente arqueada. El hueso occipital bien desarrollado, sin exageraciones. Stop bien definido.”, continúa dicho estándar sobre la región facial “nariz bien desarrollada. Más ancha que redonda con fosas nasales relativamente grandes. Trufa siempre negra”. El hocico ”en relación con el cráneo no debería parecer ni corto, ni alargado. Puente nasal recto, ancho en la base, moderadamente afilado.”

Siguiendo con el estándar de la FCI los labios del rottweiler deben ser “negros, fuertemente adheridos, cubriendo la esquina de la boca, la encía lo más oscura posible.”, sobre las mandíbulas “superior e inferior deben ser fuertes y amplias”, sobre la dentadura “Fuerte, completa (42 piezas), con cierre en tijera -los incisivos superiores cierran cubriendo los inferiores-”. Para las mejillas exige un “arco cigomático desarrollado”. Los ojos han de ser “de tamaño medio, con forma de almendra, de color castaño oscuro, cerrando los párpados completamente unidos.”, y las orejas “de tamaño medio, caídas, triangulares, muy separadas y de inserción alta. Con las orejas elevadas y adelantadas, el cráneo debe parecer más ancho.” El cuello ha de ser “fuerte, de longitud moderada, bien musculado, ligeramente arqueado, límpio, libre de papada y sin piel colgante en la garganta.”